January 22, 2021

A Medida Que Se Dispara La Covid-19 Surges A Través Del Estado De Nueva York, Gillibrand Insta Al Congreso Entregar Fondos De Emergencia A Los Centros De Salud Comunitarios Y Reforzar Los Sistemas Del Cuidado De La Salud En Áreas Desventajadas

El Fondo de Emergencias Propuesto para los Centros de Salud Comunitarios Destinaría $13.5 Mil Millones en Fondos Federales para los CSC Encarando los Retos de Salud Pública en Estados Unidos desde las Primeras Líneas

A medida que las infecciones por coronavirus se disparan a lo largo del estado de Nueva York, la Senadora de los EE.UU., Kirsten Gillibrand, ayer instó al Congreso establecer un Programa de Preparación para los Centros de Salud Comunitarios (CHCPP, por sus siglas en inglés). El Fondo de Emergencias proporcionaría $13.5 mil millones  en fondos federales para ayudar a los CSCs prepararse para responder a las crisis de salud pública. La Senadora Gillibrand también pidió $12.4 mil millones adicionales para hacer inversiones urgentes de infraestructura y fuerza laboral. Los CSCs están en las primeras filas de cuidado de la salud en Estados Unidos, especialmente en áreas rurales y marginales, por lo que son una red de apoyo crítica en la prestación de servicios de salud durante tiempos de crisis. A lo largo de la pandemia, estos centros de salud han brindado pruebas de COVID-19, trazabilidad de infecciones y preparación para recibir las vacunas, entre otros servicios de salud, a sus comunidades. Cumplir con estas necesidades vitales han aniquilado los recursos financieros de muchos de estos centros de salud y sin una fuente de fondos federales para la preparación de emergencias, muchos han tenido que cerrar temporalmente. La Senadora Gillibrand está luchando para destinar más recursos esenciales para protección de la salud pública a las comunidades desventajadas en el próximo paquete de alivio económico por el coronavirus.

“Los CSCs brindan un amplio gama de servicios a algunas de las poblaciones más desventajadas, asegurando que nuestras comunidades tengan acceso a un cuidado de salud de calidad, especialmente durante emergencias de salud pública”, afirmó la Senadora Gillibrand. “Los CSCs han intensificado su balor para brindar aún más servicios de salud esenciales a sus comunidades por lo que necesitan fondos federales dedicados para seguir abiertos. Debido al escaseo de recursos financieros, cientos de estos centros vitales han tenido que cerrar temporalmente en momentos que los servicios de salud son más necesarios que nunca. El Congreso no puede permite que esto ocurra. Por eso debemos crear un fondo de emergencias para proteger la salud de todas nuestras comunidades”.    

La presidenta y CEO de CHCANYS, Rose Duhan, expresó, “Los políticos siguen hablando de las disparidades de salud en las comunidades afroamericanas e hispanas/latinas que han sido empeoradas por la COVID-19, al igual que la necesidad de vacunar primero a estas comunidades. Gracias, Senadora Gillibrand, por luchar a favor de los CSCs que están ubicados en comunidades donde más se necesitan las vacunas. Es hora de que los políticos de ambos partidos dejen de hablar del problema y tomen acción concreta para que los CSCs no solo reciban las vacunas contra la COVID, sino los fondos para que las personas que más lo necesitan puedan ser vacunadas”.

Los CSCs ofrecen cuidad de salud primaria y preventiva a las comunidades más vulnerables y desventajadas. Más de 30 millones de pacientes, los cuales incluyen casi 400 mil veteranos y casi 9 millones de niños, reciben cuidados médicos, dentales, de visión y de salud mental de un CSC. Los CSCs emplean más de 250 mil empleados a tiempo completo a nuvel nacional y generan casi $63.5 mil millones en actividad económica, ahorrando al sistema de cuidado de salud más de $24 mil millones al año (estos datos y cifras son pre-pandemia). Los CSCs también ayudan a las personas tener acceso a alimentos saludables, viviendas seguras y transporte asequible. En medio de la epidemia de adicciones por opioides, los CSCs están bien posicionados para ofrecer tratamientos de salud y trastornos mentales en las comunidades. Los servicios que proporcionan los CSCs ayudan a los pacientes evitar visitas innecesarias a la sala de emergencia y reducir las disparidades de salud en nuestras comunidades. 

Para apoyar a los CSCs durante la crisis de la COVID-19, la Senadora Gillibrand está pidiendo $13.5 mil millones para un fondo de emergencias que puede ser usado para: 

  • Los fondos de emergencia de COVID-19 requeridos para responder adecuadamente ante esta crisis de salud pública
  • Los fondos de emergencia de COVID-19 para vacunar a poblaciones desventajadas y con alta prioridad
  • Reembolsos por las tasas y la expansión de cobertura por servicios de telesalud que no fueron pagados además de inadecuados para todos los usos potenciales de la telesalud 
  • Acceso equitativo a fondos de emergencia para centros de salud similares

El texto completo de la carta (en inglés) está a continuación.